Qué hacer con la leche materna cuando se va la luz

Qué hacer con la leche materna cuando se va la luz

La leche materna es el alimento de más valor nutricional que existe, contiene nutrientes inigualables y las madres lactantes conservan sus bancos con mucho recelo ya que crearlo requiere de gran esfuerzo y dedicación.El manejo del banco de leche y su protección son sumamente importantes ya que de eso depende la alimentación del infante cuando la mamá no está junto a él.

Una de las mayores preocupaciones de las madres que mantienen un banco de leche materna, es no contar con energía eléctrica. Por tal razón, es importante saber cómo manejar la leche que tienen almacenada, en caso de que no cuenten con el servicio, ya sea por unas horas o por varios días.

A continuación algunas recomendaciones:

– Debes colocar las bolsitas de leche almacenada dentro de una bolsa multiusos con cierre hermético. Esa bolsa la pondrás en el medio del congelador, que es la parte más fría y debe quedar rodeada de galones de agua congelada, para que sirvan como una especie de barrera de hielo. Alrededor de los galones congelados se debe colocar toallas, ya que ayudan a retener el frío. Ese congelador debe permanecer cerrado.

– Si no tienes planta eléctrica, debes identificar a algún conocido que tenga una y que esté dispuesto a guardarte las bolsitas de leche.

– Como última alternativa, está el hielo seco. Se deben colocar las bolsas de leche dentro de varias bolsas multiusos con cierre hermético, y depositarlas en una neverita de “foam” y luego echarle los “pellets” de hielo seco. Este material es tóxico, por estar hecho de dióxido de carbono, por tal razón, no debe tener contacto directo con el alimento ni con la piel. Se debe manejar usando guantes resistentes a temperaturas. Este hielo puede mantener la leche fría, por aproximadamente dos días adicionales a los que aguanta un refrigerador sin luz. Su uso es mayormente para transportar las bolsas de la leche. Una libra de hielo seco puede costar cerca de $2.50. El hielo seco no puede tocar la bolsita de leche materna porque la puede romper por lo fuerte que es ese hielo. El alimento nunca debe estar expuesto al hielo seco.

Es importante conocer que el hielo seco a diferencia del hielo regular, no se derrite, sino que se sublima, es decir, pasa de estado sólido a gaseoso por lo que se debe transportar dentro de un vehículo con los cristales abiertos.

Si una bolsita de leche “conserva cristales de hielo, esa sí se puede volver a congelar” al tiempo que indicó que si la leche está bastante derretida debe consumirse en las próximas 24 horas. Cualquier duda sobre la conservación de la leche humana se debe consultar con un educador en lactancia o un pediatra, ya que cada caso es particular.

Detalles del banco de leche

El banco de leche ideal debe tener entre 80 a 100 onzas de leche almacenada, al momento en que la madre se reintegra a su trabajo. La cantidad va a variar según la producción de la mujer, por eso es necesario tener un control estricto de las onzas que se utilizarán mientras la madre cumple con su jornada laboral.

Las onzas de leche que la madre se extrae en el trabajo se deben almacenar con las bolsas rotuladas con la fecha de extracción,  de esa manera vas rotando las onzas del banco.

Las características de la leche humana van cambiando a medida que el infante va creciendo, por eso, se debe dejar en el centro de cuido la leche que más tiempo lleve almacenada.

Noticia tomada del periódico Primera Hora*

Share