Pros y contras de embarazarse a los 20′s, 30′s y 40′s

Pros y contras de embarazarse a los 20′s, 30′s y 40′s

Mucho se discute sobre si es una buena decisión convertirse en madre joven, específicamente entre los 20 y los 30 años. Según los especialistas en el tema de la fertilidad, esta es la edad biológicamente ideal para reproducirse y se cree que el punto máximo de la capacidad reproductiva se alcanza a los 24 años de edad. Sin embargo, se discute si los elementos emocionales y psicológicos de esta etapa de la vida son igualmente convenientes para ser mamá.

Ventajas

Tener un hijo entre los 20 y los 30 años de edad te dará la ventaja de encontrarte en la condición física óptima para la gestación y el parto. Entre los 30 y 35 años aún se considera que es una edad segura para ser madre y es muy probable que cuentes con una mayor estabilidad económica y emocional para afrontar la responsabilidad de tener y criar a tu hijo.

Por otra parte, una mamá joven sin lugar a dudas encontrará que es más fácil relacionarse y comunicarse con sus hijos, pues la brecha generacional es más pequeña y además se tiene una mayor cantidad de energía destinada a la convivencia, el juego y las actividades con los niños. Una madre más longeva tendrá una mayor madurez emocional y más experiencia de vida que puede compartir con sus hijos.

Desventajas

A medida que avanza el tiempo, los óvulos van perdiendo sus características fértiles y se va haciendo menos probable el fecundarlos. Al mismo tiempo, aumenta la probabilidad de que el niño nazca con algún defecto o enfermedad producto de un óvulo imperfecto, por lo que conforme te acercas a la cuarta década de vida es necesario prestar más atención a los factores de riesgo.

Entre los 20 y los 30 años, es muy probable que aún te encuentres estableciendo objetivos personales y profesionales. Incluso es posible que aún no hayas concluido tus estudios y si bien un hijo no es un impedimento para continuarlos y concluirlos, sin lugar a dudas, hará que las cosas se compliquen.

Muchos jóvenes de esa edad aún se encuentran comprometidos con deudas de préstamos escolares que tienen que pagar al integrarse al mercado laboral, el cual a menudo ofrece trabajos de poca paga para estudiantes recién egresados o truncos. El tener y criar un hijo presenta gastos fuertes y a menudo inesperados, por lo que factor económico debe tomarse en cuenta.

Al final tú eres quien tiene la última palabra pero es recomendable que ponderes cuidadosamente las ventajas y desventajas antes de tomar la decisión definitiva sobre cuál es el momento ideal para convertirte en madre.

Cortesía de todobebe.com

Share