4 ejercicios para fortalecer tu piso pélvico en el embarazo y posparto

4 ejercicios para fortalecer tu piso pélvico en el embarazo y posparto

Por Nonantzin Martínez*

Si estás embarazada, es muy probable que tu médico te haya recomendado hacer “ejercicios de Kegel”, ¿sabes por qué? Resulta que en el embarazo y posparto el piso pélvico (músculos situados en la base de la pelvis, entre la vagina, la uretra y el orificio anal, que funcionan como una especie apoyo a la vejiga, al intestino grueso y al útero) se debilita. Esto se traduce en “una pérdida de elasticidad y de tensión, haciendo que la vejiga y la uretra se caigan y provoquen incontinencia, que es la salida involuntaria de orina”, nos explica, la ginecobstetra Julie Salomón Kuri, con práctica privada en el Hospital Ángeles del Pedregal, de la ciudad de México.

Por supuesto, no siempre ocurre, no te asustes. Sin embargo, es recomendable “prevenir” que suceda, de ahí la importancia de que hagas esta especie de “rutina” de contracción del músculo pubocoxígeo. Además, su práctica facilita el parto por vía vaginal y, por si fuera poco, contribuyen a incrementar el placer sexual. Si algo tienen en común ginecólogos y sexólogos, es justamente la recomendación de practicar habitualmente estos ejercicios, que son “sencillos y muy efectivos”.

Para comenzar a realizarlos, es importante que identifiques los músculos a trabajar. La Dra. Salomón explica a detalle: “Cuando estés orinando, detén el chorro y contrae. Ahí donde sientes la tensión están justamente los músculos del piso pélvico”. Una vez identificados, sigue estos pasos:

1. Recuéstate con las rodillas flexionadas.

2. Contrae estos músculos durante 3 segundos y relaja. Repite el ejercicio 10 veces.

3. Posteriormente, contrae y relaja lo más rápido que puedas. Repite 25 veces.

4. Imagina que lanzas algo por tu vagina, mantén la posición por 3 segundos y relaja. Repite 10 veces.

Se recomienda hacer estos ejercicios 3 veces al día. No te deben provocar dolor en abdomen ni en espalda. Si esto sucede, no estás haciéndolos correctamente. Vuelve a intentar. Una vez que hayas dominado la técnica, puedes hacerlos en cualquier lugar, pues su práctica es discreta.

Cabe señalar que existen otras condiciones por las que el piso pélvico puede verse debilitado, como son la edad, las infecciones urinarias repetidas e incluso el sobrepeso, por eso es conveniente que los sigas haciendo aún después de que tu bebé ya haya crecido.

Empieza a practicarlos desde ya y recuerda que fortalecer los músculos del suelo pélvico te ayudará a:

• Eliminar o evitar la incontinencia agravada por el peso del bebé sobre tu vejiga durante el embarazo.

• Facilitar el parto, pues se ha comprobado que su práctica hace que haya menos desgarros, menos dolor y posiblemente se evite una episiotomía.

• Incrementar la circulación sanguínea en la zona rectal, ayudándote a curar más rápidamente un desgarro o episiotomía y reducir la posibilidad de hemorroides.

• Evitar el prolapso (salida de sitio) del útero, vejiga y otros órganos de la zona, después de tener al bebé.

• Volver a tus actividades normales sin temor a la incontinencia cuando rías, tosas, estornudes o saltes.

• Incrementar el placer sexual. Los ejercicios de Kegel son básicos para retomar tu vida erótica tras el parto, pues tonifican muy rápido los músculos vaginales.

La especialista:

Dra. Julie Salomón Kuri

5568 1915

@DraJulieSalomon

*Nonantzin Martínez cree firmemente que para vivir bien y ser feliz hay que cuidar la salud y alimentarse correctamente; en pocas palabras, seguir buenos hábitos. Le gusta viajar, perderse por horas en librerías, beber té verde y tomar muchas fotos. En el medio editorial, ha sido parte de las revistas Padres e Hijos, Marie Claire, Glamour y Balance, entre otras. Actualmente escribe para Good Housekeeping Latinoamérica y para CNN México. Hace ocho meses se estrenó como mamá.

 

Cortesía de todobebe.com

Share