La razón por la que tu bebé no duerme toda la noche

La razón por la que tu bebé no duerme toda la noche

BuzzFeed Noticias habla con expertos para averiguar por qué los bebés no están diseñados para dormir toda la noche. Tiene más que ver con la biología evolutiva de lo que piensas.

Patrick Smith

Patrick Smith

BuzzFeed Noticias Reportero
posted on Apr. 9, 2015
“¿Cómo está el bebé? ¿Ya duerme toda la noche? “Esta pregunta será familiar para todos los padres de niños pequeños. El sueño “normal” ininterrumpido es el santo grial de la crianza de los hijos. La hija de Gwyneth Paltrow podría haber empezado a dormir toda la noche a partir de las seis semanas, pero para la mayoría de las familias eso es un sueño lejano.
Es tal vez el tema sobre el que más se habla en los foros on line, y hay una industria editorial entera basada en la idea de que con el entrenamiento adecuado, los bebés pueden y deben dormir más.
Aquí, BuzzFeed Noticias habla con dos destacados expertos para averiguar por qué los bebés se despiertan durante la noche, y por qué incluso es algo bueno.

Sian Carnicero / BuzzFeed

1. ¿Por qué los bebés se despiertan? Porque se supone que deben hacerlo.

Para Peter Fleming , profesor de Salud infantil y Psicología del desarrollo en la Universidad de Bristol, la idea de que los bebés deben dormir toda la noche es una idea que ha surgido en el siglo XX. Lo natural para los bebés es despertarse a menudo.
“Los bebés humanos no están diseñados para dormir durante períodos prolongados, no es bueno para ellos, y no hay absolutamente ninguna evidencia de que beneficie a nadie tener un niño que duerma más largo y tendido”, le dice a BuzzFeed.
“Aunque eso no es tal vez lo que la mayoría de los padres quisiera escuchar.”

2. De hecho nadie duerme toda la noche, tampoco los adultos.

Darcia F. Narváez , profesora de Psicología en la Universidad de Notre Dame, dice que una de las principales ideas erróneas que tienen los padres es que todo el mundo normalmente duerme ocho horas. No es así.
“Los adultos no duermen toda la noche o bien, simplemente se olvidan de que han despertado de manera rutinaria”, dijo a BuzzFeed. “Reunimos todo nuestro sueño en ocho horas nocturnas porque trabajamos durante el día, pero eso no es algo normal si te fijas en la historia de la humanidad”.
“Es normal tener períodos de despertar y de sueño cortos. Los cazadores-recolectores, duermen durante dos horas y luego están despiertos, y así durante las 24 horas del día”.

3. Los bebés humanos nacen más inmaduros que otros animales, por lo que necesitan contacto cercano o una “gestación externa”.

“Los bebés humanos nacen de 9 a 18 meses antes en comparación con otros animales”, dice Narváez. “Otros animales son capaces de caminar y comer por sí mismos desde que nacen, nosotros no podemos hacer eso. Nos parecemos a los fetos cuando nacemos y es lo que somos.”
“Eso significa que deberemos mantener al bebé calmado mientras los sistemas cerebrales se están terminando, porque ellos sólo tienen el 25% del cerebro adulto desarrollado, y una gran cantidad de sistemas no han fijado sus límites y parámetros todavía. Los bebés están esperando una buena atención, como en un útero externo o nido. Lo llamamos nicho evolutivo”.

4. Los bebés que se despiertan mucho están asociados con mayores niveles de inteligencia y una mejor salud mental.

Hay, según Fleming, evidencias de relación entre “altos niveles de desarrollo intelectual y no dormir toda la noche de corrido”, mientras que Narváez dice que los niños que se mantienen cerca de sus padres y tienen sus necesidades satisfechas con más facilidad tienen “mayor empatía y más autorregulación, tienen mayor conciencia, y un estudio mostró que tenían más capacidad cognitiva y menos depresión “.

Sian Carnicero / BuzzFeed

5. Los bebés tienen un ciclo de sueño mucho más corto que los adultos.

“Los adultos tienden a tener un ciclo de sueño de 90 minutos y llegamos casi o tal vez por completo hasta el punto de despertar, y luego nos volvemos a dormir”, dice Fleming.
“Solemos tener dos o tres despertares de ese tipo durante la noche en los cuales no nos damos cuenta de que nos hemos despertado y nos volvemos a dormir. Los bebés tienen un ciclo de 60 minutos “.
Esto significa que es normal que los bebés estén inquietos y se despierten – y a diferencia de los adultos, a ellos les es difícil volverse a dormir por sí mismos.

6. Los bebés necesitan a sus padres para calmarse y dejarlos llorar los estresa seriamente, incluso si se quedan finalmente tranquilos.

Un estudio de 2011 halló que los bebés con el tiempo aprenden a dejar de llorar cuando se les enseña a dormirse solos a través del “entrenamiento del sueño” o “llanto controlado” [(métodos conductistas tipo Estivill (nota mía)]. Pero si bien el estudio refleja que esto disminuye los niveles de estrés de los padres, el nivel de estrés en los bebés subió.
Narváez explica: “Así que lo que realmente has enseñado al bebé es que no vale la pena llamar. El cuerpo del bebé atraviesa un ciclo: Al principio está cómodo, pero entonces comienzan a sentir que las hormonas del estrés aumentan y esperan que sus padres estén ahí para calmarlos,  para mantener su respuesta al estrés constante en un nivel de calma.
“Si los padres no llegan, el sistema simpático se activa para luchar o huir, tienes prisa, te vas a morir aquí si no recibes atención. Si eso tampoco ocurre, entonces entra el sistema parasimpático y te paraliza o te desmayas. Esa es una reacción extrema, pero está ahí, hasta que utilizas toda tu energía y mueres “.

7. Los bebés duermen durante el día y se despiertan por la noche para asegurarse de que reciben toda su atención.

“Por lo general, a los bebés les encanta dormir durante el día, y desde las 18h hasta la media noche es el momento en que más van a querer estar despiertos”, dice Fleming.
“En realidad, biológicamente eso es una gran ventaja, ya que tienen más atención por parte de sus dos cuidadores primarios en ese momento del día que en cualquier otro, porque hay menos distracciones. Desde un punto de vista biológico lo que el bebé está haciendo es completamente normal y sensato. Lo que pasa es que no encaja con nuestras expectativas del siglo XXI “.

Sian Carnicero / BuzzFeed

8. Los bebés no deben ser separados de sus padres, ni en una habitación separada, ni siquiera en su propia cama.

“Si nos remontamos a la historia evolutiva de los humanos”, dice Fleming, “los bebés pasaban todo el tiempo en contacto estrecho y continuo con su mamá, que los llevaban a todas partes.
“He hecho varios trabajos de campo en África y en otros lugares y los bebés se llevan con su madre todo el tiempo. Están dormidos cuando necesitan dormir y están despiertos cuando tienen que estar despiertos, pero están constantemente con su madre, lo que facilita la lactancia materna.
“Si el bebé está constantemente con mamá, la idea de que tienen que dormir durante largos períodos de tiempo no puede surgir. En la mayoría de las partes del mundo y la mayoría de los recién nacidos en este planeta, ese sigue siendo el caso “.
Fleming dice que hay evidencias que muestran un mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (también conocido como muerte de cuna) entre los bebés que se mantienen en habitaciones separadas.

9. Es por eso que el colecho es una técnica tan popular en todo el mundo: los bebés anhelan el contacto corporal y se enfadan cuando no lo tienen.

Fleming sostiene que el colecho – compartir la cama con su bebé – es mucho más común en todo el mundo de lo que algunos pueden pensar.
“La idea de que compartir la superficie de descanso con el bebé sea erróneo o anormal no tiene sentido”, dice. “La mayoría de personas en el mundo podrían considerar ese punto de vista muy extraño: el 90% de los bebés humanos en este planeta duermen de esa manera cada noche y durante más de medio millón de años de evolución humana esa ha sido la norma.”
Fleming admite que si no es posible para los padres que trabajan estar con sus hijos constantemente, puede haber compensaciones, como tener el mayor contacto corporal posible mientras estén con sus hijos.

A pesar de lo que se suele escuchar, y aunque ponga a prueba su paciencia, es natural que los bebés se despierten en la noche.

Los bebés están equilibrados cuando tienen sus necesidades cubiertas por un cuidador principal durante toda la noche, en contacto estrecho, y con continua alimentación. Y no hay mucho que podamos hacer al respecto.
Como Fleming dice: “Uno tiene que recordar que la sociedad cambia más rápidamente que la biología. Un patrón biológico que se ha tomado medio millón de años para desarrollarse, no se puede cambiar de repente. En particular, cuando no hay ninguna ventaja en hacerlo “.
Tomado de Tenemos Tetas que realizó la traducción del artículo original de BuzzFeed News.
Share