El estreñimiento: detección y tratamiento

El estreñimiento: detección y tratamiento

El estreñimiento es un problema común que, en un momento dado, aparece prácticamente en todos los bebés. Se considera que hay estreñimiento cuando el niño lleva más de dos días sin haber evacuado. A menudo se intentan recetas caseras como aplicar supositorios de glicerina, darles uvas, o un baño de agua tibia para estimular el intestino. Sin lugar a dudas, en ocasiones  estos remedios funcionan, pero lo ideal, como en cualquier situación que tenga que ver con la salud de tu bebé, es consultar al pediatra, aunque en la mayoría de los casos no hay razón para alarmarse.

Causas y síntomas del estreñimiento en bebés

Cuando el bebé está dentro del vientre su intestino no trabaja por sí solo y las funciones de nutrición y excreción básicamente son realizadas por el cuerpo de la madre. A veces toma algún tiempo para que el funcionamiento del intestino del recién nacido se regularice y comience a convertir la leche en heces fecales. Esta es la razón por la cual al principio las heces del bebé tienen un aspecto más acuoso.

Sin embargo, sobre todo al empezar a tomar alimentos más sólidos como las papillas, la materia fecal toma una consistencia más firme. Si no hay suficiente fibra y líquidos en la dieta del bebé, el excremento se endurecerá dentro del intestino y tendrá lugar el molesto estreñimiento. Para considerar que el bebé está estreñido deberá tomarse un plazo de dos días sin que haya habido deposiciones y notarás que tu hijo está irritable y que su abdomen se siente duro. En algunos casos, la etiología del estreñimiento es emocional y puede deberse a ansiedad, depresión o a una retirada apresurada del uso del pañal. En estos casos, lo mejor es consultar un psicólogo.

Cómo aliviar el estreñimiento de tu bebé

No te apresures a dar medicamentos a tu bebé sin haber consultado antes con el pediatra ya que esto podría ponerlo en grave riesgo. Tampoco tomes cualquier remedio de la tía o la vecina porque incluso cosas aparentemente inocuas como un té de anís estrella pueden llegar a hacerle mucho daño. Una buena estrategia es comenzar por darle un suave masaje en el abdomen desde la parte baja del costado derecho, luego hacia la parte media y luego dar vuelta en dirección de las manecillas del reloj. De esta manera estimularás el intestino y no le causarás daño alguno. Otra buena idea es aumentar su consumo de líquidos y alimentos ricos en fibra como frutas y verduras.

Share